Piel, cabello y uñas

Productos para piel, cabello y uñas

Piel, cabello y uñas - La belleza viene del interior

La verdadera belleza viene del interior. Un cabello fuerte y abundante, una piel sana y unas uñas resistentes son algunos de los rasgos distintivos de vitalidad y belleza natural. Para tenerlos, es decisivo un suministro óptimo de sustancias vitales desde el interior, ya que si las células de la piel, del cabello y de las uñas rinden al máximo cada día es gracias a su constante renovación y crecimiento.

Por ejemplo, el pelo crece un centímetro al mes. Si lo extrapolamos a todos los cabellos, ¡se alcanzaría un crecimiento del pelo de 30 m por día! Para esta tarea, por supuesto, se requieren suficientes nutrientes y materiales constituyentes, que debemos suministrar a través de los alimentos. Por lo tanto, una dieta saludable permite favorecer la belleza desde el interior.

Ácido hialurónico: la piel sana necesita hidratación

El ácido hialurónico, transparente y gelatinoso, es un componente completamente natural de la piel. La sustancia propia del organismo la producen las células del tejido conjuntivo de la propia hipodermis. Debido a su estructura química, el ácido hialurónico es capaz de retener grandes cantidades de agua en el organismo.
Un ejemplo impresionante de ello es el ojo: Hasta el 98 % del cuerpo vítreo está formado por agua, ligada por solo un 2 % de ácido hialurónico.

El ácido hialurónico puede servir a nuestra piel como una especie de relleno entre las células cutáneas individuales. Así se pueden fijar grandes cantidades de agua, y la humedad es necesaria para que la piel se vea sana y firme.

El contenido de ácido hialurónico disminuye con la edad. Por desgracia, la cantidad de ácido hialurónico en el organismo se reduce con los años. La producción propia del organismo disminuye en torno a los 25 años. En consecuencia, nuestra piel pierde humedad importante que, no obstante, es imprescindible para que presente un aspecto sano y firme.

Tareas de la piel:

  • Protección contra influencias mecánicas
  • Protección inmunitaria por el manto ácido
  • Órgano sensorial, gracias a los corpúsculos táctiles
  • «Función de climatización», gracias a la regulación del sudor
  • Autoprotección contra la radiación UV

Cobre: ¡aporta color al cabello!

La mayoría de las personas asocia inicialmente el cobre solo con el metal. Sin embargo, el cobre es también uno de los oligoelementos que el organismo precisa para muchos procesos metabólicos.
Entre otras cosas, las células del pelo lo necesitan para formar el pigmento melanina. Y la melanina es la responsable de la coloración natural del cabello. Así, el cobre contribuye a mantener el color normal del cabello y también cumple importantes tareas para el mantenimiento del tejido conjuntivo normal.
También en este caso, se impone: Tomar suficiente cobre a través de los alimentos, ya que el organismo no puede producirlo de por sí. Las nueces, los aguacates, los productos integrales y la fruta seca, por ejemplo, tienen un alto contenido de cobre.